domingo, 11 de diciembre de 2005

Mérida, la ciudad de los veteranos de Augusto

No penséis que los políticos modernos son los únicos que han puesto sus miras en el poderoso “lobby” de los jubilados, a la hora de cuadrar sus cuentas electorales. A pesar de que Octavio Augusto ganaba sus elecciones a lo Fidel Castro, era muy consciente de que no convenía tener descontento a un colectivo tan importante, sobre todo si anteriormente habían sido soldados suyos así que, como quiera que en el año 25 a.C. aún no se había inventado la paga única de las pensiones, no tuvo mejor idea que autorizar a sus veteranos y soldados eméritos a fundar una ciudad en un lugar más o menos propicio, en el margen del río Guadiana. Dichos veteranos, antiguos cuadros de las legiones V Alaudae y X Gemina, “olvidaron” pronto su origen militar y, al estar la zona completamente pacificada, pudieron concentrarse en hacer de su nueva patria chica un centro comercial próspero que acabaría convirtiéndose en la capital de la provincia Lusitania.

En la actualidad, aparte de pasear orgullosa su condición de capital de la muy noble Comunidad Autónoma Extremeña, Mérida constituye una oportunidad de oro para quién quiera añadir un cierto matiz histórico o cultural a su fin de semana. Por sus importantes vestigios monumentales, la ciudad es uno de los centros arqueológicos más importantes de la península ibérica, y guarda interesantísimos tesoros artísticos de las épocas romana, visigoda y alto medieval. En fin… como hablando de la civilización romana es donde se me atisban menos las vergüenzas, me dispongo a daros una vuelta virtual por una de las ciudades españolas que con más facilidad transportan al visitante al universo de hace dos mil años... EMÉRITA AUGUSTA.

EL TEATRO

Fue construido en el año 15 a.C. y donado a la ciudad por Marco Agripa, yerno del emperador Augusto y, a la sazón, vencedor de las durísimas guerras contra Cántabros y Astures. El teatro estuvo en uso hasta la segunda mitad del siglo IV, aunque sufrió profundas remodelaciones, sobre todo en lo referente a su aforo, en momentos puntuales de los siglos I y II d.C. La capacidad de la construcción era de unas seis mil personas, distribuidas en función de sus clases sociales en tres sectores: Ima, Media y Summa Cavea; delante de esta última estaba la Orchesta semicircular, reservada para el coro. El frente de la escena se compone de entrantes y de dos hileras de columnas que alcanzan los dieciocho metros de altura, y ente ellas se situaban preciosas esculturas como elemento decorativo. En la parte posterior de la escena existían dependencias que eran utilizadas por los actores, con un peristilo ajardinado para los descansos y una pequeña cámara o capilla para el culto imperial. Durante su abandono, sus estructuras se fueron derrumbando hasta quedar visible solo la parte superior del graderío, conocido entre los habitantes de la ciudad como "Las Siete Sillas". En 1910 nos entró la verguenza y se empezó a excavar para intentar “acercar” el teatro a su estado original – con gran éxito - hasta convertirse, a partir de 1933, en el único edificio que ha vuelto a cumplir su función original.

EL ANFITEATRO

Se puso en funcionamiento en el año 8 a.C. y, aunque no era el más grande de Hispania, acogía sin problemas a casi quince mil espectadores. El edificio, de planta elíptica, presenta una estructura a base de hormigón, mampostería y piedra granítica. Tiene dieciséis puertas, dos tribunas y dos palcos situados en los ejes de las elipses para ofrecer la mejor posibilidad de visión a los jerifaltes de la ciudad. En el centro de la arena se encuentra un foso que probablemente estaba cubierto de un entarimado que ocultaba un interior destinado a almacenar las jaulas de las fieras y el material escénico imprescindible para dar un matiz mitológico o incluso poético a las terribles matanzas que albergaba. Dos largas galerias permitían el acceso a las gradas de forma rápida y cómoda, que se hallaban elevadas para separar al público de la arena. La separación del aforo seguíalos mismos criterios clasistas del teatro e incluso la construcción disponía de dos pequeñas habitaciones que, probablemente, servían para que los gladiadores “aliviasen” ciertas necesidades de las matronas romanas que más fuerte pujaran por sus encantos…
EL PUENTE
Según todos los estudios, el guadiana de hace dos mil años, así como la mayoría de los ríos españoles, era bastante más caudaloso. Para sortear los problemas que semejante cauce de agua ocasionaba a los habitantes de la ciudad, a mediados del siglo I d.C. se construyó un magnífico puente que, aparte de por su magnitud, es notorio por ser, posiblemente, la apliación del arco más perfecta en la ingeniería romana peninsular. El puente mide setecientos noventa y dos metros de largo, su núcleo es de hormigón armado revestido de sillares de piedra almohadillados y sus pilares disponen de tajamanes destinados a aliviar el maltrato del empuje del agua sobre la estructura de la construcción. En 1993, con la inauguración del nuevo Puente de la Lusitania, su predecesor romano se hizo peatonal, convirtiéndose así en uno de los paseos más bellos de Mérida.
EL TEMPLO DE DIANA
Situado en pleno centro de la ciudad, la construcción en su solar de la mansión señorial conocida como el Palacio de los Corbos, impidió que esta maravilla del arte religioso romano acabara vendida al peso a algún avispado constructor de iglesias. Esta concebido según los mejores estándares de la época, es decir, planta casi cuadrada con seis columnas al frente. Es el único de los edificios de este "post" que está construido en piedra originaria de esta zona extremeña y su frontal estaba orientado al foro más importante de la antigua ciudad, hoy lamentablemente perdido. Si el visitante es un poco leído en arte visigodo o medieval, disfrutará identificando elementos pertenecientes a estos dos periodos, consecuencia de las primeras reconstrucciones del templo, realizadas sin demasiado tino.

EL PANTANO DE PROSERPINA

Construido en la Charca de la Albuera, recibe su actual nombre de una lápida, descubierta en el siglo XVIII, en la que se invocaba a la diosa Proserpina. Se trata del mayor de los embalses que surtían a Mérida. Su muro está fabricado con un núcleo de tierra y hormigón que se recubre de sillares graníticos dándole una forma de talud, de donde sobresalen nueve contrafuertes que dan integridad al muro. Hoy en día, una vez perdida su primitiva función, las aguas retenidas en Proserpina se han ido aplicando a otros fines distintos de los previstos por los romanos, como el agrícola o para favorecer el esparcimiento de los emeritenses, gracias sobre todo al buen estado de conservación de la obra. Por otro lado, si quisiésemos apreciar los detalles de la base de la muralla que constituye el muro de contención de la presa, habría que sumergirse alrededor de 40 metros que es lo que se estima que puede tener el lago en su parte más profunda.
LA CASA DE MITREO
Esta magnífica Domus romana representa el arquetipo de vivienda provincial para familias acomodadas, muy de moda entre la clase media - alta de la provincia de la Baetica. Se la llama así debido a los restos encontrados en sus alrededores, que sugieren la presencia en esa zona de uno de los cultos más "cool" entre las clases acomodadas de la época: la devoción a la diosa Mitra. La casa consta de tres peristilos o patios de columnas alrededor de los cuales se articulan las dependencias para la familia, los invitados, el servicio y los animales. Las habitaciones están decoradas con mosaicos y pinturas murales de gran calidad, la mayoría de los cuales han llegado hasta nosotros en un inusual buen estado de conservación. El mosaico más importante - y que toda mi generación ha visto en su libro de historia de octavo curso - es el llamado Cósmico que representa el Cielo, la Tierra y el Mar. La casa en su conjunto es de una belleza extraordinaria; lástima no poder verla en su estado original...
Un abrazo a todos.

26 comentarios:

Dianora dijo...

Fantástico... y si de transportar a otra época hablamos... permitidme el lujo de aconsejaros una cosa.
Hay dos festivales de teatro clásico que para mi son indispensables. Por un lado el de Almagro (Ciudad Real) y por otro lado el de Mérida. Cada uno nos lleva a una época distinta, y si hablamos de la época romana, pues qué mejor escenario que Mérida entonces.
Así pues, "escapada de fin de semana". Entre Julio y Agosto de 2006 se celebrará la 52ª edición del Festival de Mérida. Los escenarios, el teatro y anfiteatro romanos... Qué mejor que estar sentados en estos dos grandes lugares, viendo un clásico, para sentirse un auténtico ciudadano de la época. Como el teatro es de noche, se aprovecha el día para visitar estos lugares que tan bien nos describe nuestro amigo Caboblanco.
Muchos besos y buen viaje

Zuriñe Vázquez dijo...

Siempre he deseado visitarla, ahora me has dado ansias de pasar por allí y pararme detenidamente en todos los lugares que describes con buen tino y detalle. Muy buena información. Gracias. Tenemos verdaderos tesoros en nuestro península.

Anazia dijo...

Un año de colegio fui a Mérida... y realmente me encantó, era una pequeñaja, pero ya sentía dentro de mí esas cositas que tanto me alegraban el corazón al sentir otra época a mi alrededor. Me encantaba.

muralla dijo...

Precisamente no hace muchos años que aprovechando otro largo puente de la Purísima me paseé por Mérida. Fue un hermoso viaje. Gracias por hacérmelo revivir.
Bicos.

Consumidor irritado dijo...

Ha sido como volver a Merida, pero con un guia mejor.

almena dijo...

realmente el recorrido es para disfrutar muchísimo. Y la imaginación aporta su granito de arena para hacer sentir en el aire la esencia de aquel tiempo...
Y me uno a dianora en su recomendación.

Besos!

incondicional dijo...

Holas, es una pena no disponer de todos éstos conocimientos en su día, hace años visité Mérida, quedé fascinada y axfisiada, hace un calor en el mes de julio.....recuerdo que al salir de los sitios con aire acondicionado, la sensación de ahogo era tremenda, las paredes despedían calor, nunca ví cosa igual, volveré mucho más documentada y en primavera.
Gracias, tus lecciones son un lujo. Besín.

Turulato dijo...

Extremadura es una tierra que no conozco. Sí encuentro la ocasión, la visitaré, aunque por lo que leo es mejor no ir en verano.

Caboblanco dijo...

Pues sí, Turulato... a Badajoz es mejor no ir en verano; la sensación de calor que es capaz de transmitir esta tierra en Agosto es espectacular, como Almeria pero sin el frescor de la presencia del mediterráneo. La mejor época es en el mes de octubre; tienes buen tiempo y buena luz pero las temperaturas son soportables.

Un abrazo...

Ah! y no olvidarse del Museo de Arte Romano, uno de los museos mejor diseñados de España.

nina dijo...

Caboblaco como yo digo eres un ratoncito de biblioteca.No te has extendido demasiado por no descubrir el misterio que encierra Mérida. Desde que pones los pies en la ciudad dejas de se X para ser un ciudadano romano, paseas por sus caalles, escuchas el arrate de las sandalias romanas, el paso de los obreros al trabajo,la vista al templo de Marte dios de la guerra o al de Diana diosa de la caza para presentarles las ofrendas, si cierras los ojos puedes ver la reprsentación de alguna tragedia, o salir al campo y contemplar los pantanos que llevaban el agua a la ciudad y al campo, con nombres de diosas como el de Albuera o de Proserpina, conocida también con el nombre de Perséfone hija de Júpiter y Ceres, esposa de Plutón dios del Hades o de los infiernos,como todo personaje mitológico tiene una historia escabrosa , fue raptada por Pluton y reinó en los infiernos, en las sombras y presidia la muerte. El rapto lo presenció la ninfa Aretusa que se chivó a Ceres y consiguió que Proserpina viviera cierto tiempo en la tierra y fue lo felliz uuuuuque los dioses pueden ser.Me he liado un poco por proserpina. Mi correo electrónico esta inspirado en esa diosa y en lo que le rodea. un abrazo nina :omo siempre chapeau

Leodegundia dijo...

Ya conocía Mérida, pero me resultó muy grato volver a visitrla en tu compañía.
Un abrazo

Mazeekeen dijo...

Yo he estado dos veces en Mérida, y tanto el teatro como el anfiteatro me parecen lugares maravillosos.
El teatro tenía el problema de que varias filas de las gradas de piedra eran en realidad de metal, aunque por lo menos le habían dado apariencia de piedra, y de lejos estaba muy logrado. No sé si ahora lo habrán cambiado, porque eso fue hace cosa de doce años o así.
El anfiteatro tiene las escaleras más estrechas que he visto en mi vida, cuando iba por ellas me preguntaba cómo harían algunos para pasar por allí, porque como estuvieses un poco gordo, no pasabas ni de broma. Además de la oscuridad... Fue algo que me encantó ^_^.

Raúl dijo...

Espero poder visitar Mérida alguna vez, pues lo que has mostrado en fotos es digno de conocerse...

Gracias por la calidad de tu blog. Es un verdadero placer pasar por aquí.

Saludos desde Bogotá,

Azul dijo...

Yo no conozco aún Merida, así que este ha sido un adelanto estupendo, un viaje que transporta de una forma increible hacia el pasado.

Bikos. :)

Elen dijo...

Apasionante viaje e inmejorable guía, por no hablar de la magistral clase de historia incluida.

Mérida debe ser preciosa.

Un beso!!

Marian dijo...

Una maravilla esa facilidad con la que haces que las piedras nos hablen. Una vez allí, solo hay que dejarse llevar por la atmósfera que recrea lo cotidiano de nuestros antepasados.El Teatro romano de Mérida, sobrecoge... desgraciadamente es lo único que conocí en un viaje de estudios.
Gracias por ampliar el paseo.
Un saludo

Lunarroja dijo...

Como siempre, un placer pasear entre las piedras de tu mano.
Excelente guía!!!!!

Corazón... dijo...

Hola Cabo ;)

Ha sido un viaje virtual fantástico, gracias por compartir. Como guía has sido genial.

Un saludo.

;o)

José Sans dijo...

Hola
Como siempre bien documentado y ameno, felicidades.
La ciudad vale la pene verla y disfrutar de todoas sus maravillas, luego se puede ir a muchos sitios cercanos cargados, también de Historia (Así con mayuscula), como Trujillo, Caceres, Monasterio de Guadalupe, etc.
Un abrazo
José

Trini dijo...

Sólo he estado en Mérida de paso hacia otras ciudades, será cuestión de hacer una visita que, ahora con tu información de seguro resultará más agradable.
Un abrazo

PD:Recibiste mi e-mail?

Grial dijo...

Una maravillosa excursión con una guía fantástico a una ciudad que debería ser obligatorio visitar..
Gracias de nuevo, un beso :)

Darilea dijo...

Me ha gustado muchisimo ese viaje por Mérida, me encanto el puente es precioso.
Solo una vez esteve en Mérida pero de paso era de noche y con mi hijo siendo un bebe. Así que no pude parar hasta llegar a mi destino. Me encantaría verla después de lo que he visto en tu post.
Un besito.

marcarlop dijo...

¡Pues habrá que visitarla! Se ve preciosa.
Y es de agradecer toda esta información para cuando vaya.
La verdad es que Extremadura 'me falta' por visitar, así que ya me gustaría hacer un recorrido amplio.

un abrazo

Tastavins dijo...

Yo había visitado Mérida de pequeña y recordaba que me había impactado, pero poco más. Y, de repente, con tu explicación y las fotos un montón de recuerdos regresaron a mi cabeza. Gracias.
Tu blog en general me parece una pasada.
Salu2!

Andrea Recol dijo...

Estuve en Mérida hace muchos años. Me has hecho pensar que debería volver y ver esta ciudad con ojos adultos. Buena idea para un fin de semana turístico cultural. Cuando veo en la tele que están echando una serie sobre Roma, no puedo dejar de acordarme de tí. Besos y abrazos de Andrea

ariadna dijo...

alucinante, una romita aquí en España, me gustó mucho El pantano de Proserpina, una de mis diosas preferidas.
Iré pasando por tu blog para disfrutar con la informacón y cultura romana, me fascina también la griega, por eso creo que te visitaré para ampliar mis conocimientos sobre la historia y la cultura romana en plan ameno.

Nos posteamos, gracias por tu visita a mi blog, espero verte también por allí. Bienhallada Caboblanco.