martes, 3 de abril de 2007

Trasimeno, 22 de Junio del 217, a.C.

Perfecta recreación de un legionario de la época...

Aníbal no permitía que sus soldados entraran en combate sin haber desayunado. Normal… Si ahora los médicos nos bombardean acerca de la importancia de llegar a la oficina con el estomago lleno de corn flakes… ¡imaginad en aquellos días, en los que en vez de aporrear las teclas de un ordenador se intentaba hacer lo mismo con la cabeza de un semejante! El cartaginés tenía, además, otros problemas aparte de la elaboración de un desayuno equilibrado; Las bajas ocasionadas por el penoso tránsito a través de los Alpes unidas a las producidas en la escaramuza del río Trebia, redujeron hasta casi la mitad el número de sus hombres. La mayor parte de la infantería y parte de la caballería seguían estando mal equipadas y en cuanto a los tropas galas que se habían unido a su ejército por el camino, considerarlas como una fuerza de combate sería igual que aceptar pulpo como animal de compañía. Para acabar de empeorar las cosas, todos sus elefantes menos uno habían muerto y el propio Aníbal había perdido un ojo, victima de una infección mientras atravesaba los pantanos del Arno.

Pero, en ocasiones, por muy mal que te encuentres, es probable que tu adversario esté aún peor que tú… y éste era el caso de los romanos. Si para los hijos de la loba ya constituyó una enorme sorpresa la visión de Aníbal, sano y salvo, al otro lado de los Alpes, la derrota de Trebia les convenció, de forma definitiva, de que el cartaginés no se encontraba en la península itálica “de puente”. Aunque no se animaron aún a designar un Dictator, asignaron seis legiones a la defensa de Italia, las repartieron entre los cónsules Flaminio y Gemino y encargaron a éste la de defensa de Roma y a aquel la difícil empresa de localizar a Aníbal y destruirlo.

Flaminio no era mal soldado; era valiente, decidido y leal, todas virtudes estupendísimas pero como estratega, era lo que un carpintero a un ebanista. Una vez localizó a Aníbal se dirigió hacia él sin mandar por delante un mísero explorador que viera como andaba aquello… cosa que su adversario si hizo, por supuesto. Una vez enterado de que Flaminio venía hacia él en actitud más bien playera, Aníbal mostró su verdadera habilidad… su astucia: eligió un punto a su conveniencia, casi un desfiladero, entre el lago Trasimeno y las montañas que se alzan casi en su ribera; dispuso sus tropas a cubierto entre la abundante vegetación de la zona, las ordenó descansar y envió a unas docenas de jinetes unas millas más al norte para encender hogueras y convencer así a los romanos de que sus tropas estaban mucho más alejadas. A la mañana siguiente, con todo su ejército emboscado, dispuesto y desayunado, simplemente esperó, es posible que con una sonrisa de oreja a oreja.

La persistente niebla de aquella mañana, 22 de junio del 217 a.C., no hizo sino empeorar las cosas para los romanos; sin avanzadilla, sin exploradores, y sin haber desayunado (al parecer, esto es verídico…) entraron en la ribera del lago como el que entra en el baño, a oscuras, a las tres de la mañana. Cuando el último legionario hubo caido en la trampa, se escuchó un tremendo aullido e, inmediatamente, miles de cartagineses, hispanos y galos se lanzaron al ataque, ladera abajo, mientras que centenares de jinetes taponaban la salida para cortar la posible retirada enemiga.

Los romanos, confundidos y formando aún en orden de marcha y no de batalla, fueron divididos en varios grupos, el mayor de los cuales fue atacado por lo más granado de la caballería púnica (y eso ya es mucho decir…) y empujado al interior del lago, que aquella mañana tenía las aguas inusualmente frías. Los legionarios que a duras penas pudieron evitar que el peso de sus armaduras les arrastrara al fondo, o bien fueron rodeados en el centro de la batalla y exterminados, o bien consiguieron abrirse paso a espadazos a través de los hostigadores, si es que la casualidad les colocó en la vanguardia de la columna romana. En total, quince mil muertos o desaparecidos incluyendo al propio cónsul, diez mil prisioneros y una enorme cantidad de armas y pertrechos capturados que Aníbal utilizó para re - equipar a su propio ejército, a precio de saldo. Para rematar la faena, el otro cónsul, Gemino, asumió que debía participar del “éxito” de su compañero y despachó toda su caballería con intención de ayudar a Flaminio en su empeño. Los jinetes se encontraron con la caballería mauritana de Maharbal y corrieron idéntico destino que sus compañeros de armas.

Trasimeno causó un tremendo impacto en el Senado y la opinión pública romana y, a la razón, desencadenó la elección de Quinto Fabio Máximo como Dictador plenipotenciario. La victoria fue tan contundente que Aníbal pudo pasar varios días sacando cadáveres del lago, tranquilamente, y despojando a éstos de sus lóricas, que en aquellos días estaban más solicitadas que un puesto de funcionario… Tantas y tantas pudo recuperar que, al parecer, en la batalla de Cannas, un año más tarde, era imposible diferenciar a unos de otros…

… aunque seguro que unos habían desayunado.

Un abrazo.

13 comentarios:

Dianora dijo...

Para que veas, que los domingueros han existido siempre...
... y que conste que lo digo porque los domingos son los días que desayuno :-P
Has cogido ritmo?
Besos

Turulato dijo...

¡Elemental, querido Watson, elemental!.
Sólo me corroe una minucia.. ¿Cuantos de aquellos centuriones y legionarios de <25 "se olieron el percal"?.

juan p dijo...

Magistral, como siempre.
Un placer tenerte de nuevo

juan p dijo...

decía que un placer leerte de nuevo y que magistral, como de costumbre
(es que no sé si se ha publicado el post de antes)

Caboblanco dijo...

¡Hola amiguetes! Pues, sinceramente, no sabría decir. En aquellos días el ejército romano era conscripto y las legiones aún no se habían convertido en la máquina de picar carne de doscientos años más tarde. Y pocas pegas se le pueden poner a la legión como fuerza expedicionaria (que es lo que en realidad es...) Si acaso, una cierta resistencia malsana a formar a sus propios exploradores, tendencia que corrigieron más tarde asignando una turma de 120 jinetes a cada legión, precisamente para eso. Mientras tanto, confiaron en paisanos de los pueblos amigos o aliados con diverso éxito.

Por otro lado, se cree que las fuerzas romanas en trasimeno eran 4 legiones (2 de romanos y 2 de itálicos) y diversas unidades auxiliares. Una columna romana de cuatro legiones, con impedimenta y bagajes, se nos va unos 3 o 3,5 kilómetros de largo. Es más que posible que, con esa niebla, buena parte de los romanos estuviesen ya muertos mientras sus compañeros aún iban caminando, en silencio.

Un abrazo a todos.

Isabel Romana dijo...

Un placer leerte, aunque sea en una escabechina como ésta. Saludos y hasta pronto.

almena dijo...

Muy en su papel el joven legionario!

Saludos, Caboblanco!

Persio dijo...

¿Y quién dice que la historia no es entretenida?

Gracias por la ilustración.

Saludos

Todos Gronchos dijo...

¡¡¡Felicitaciones por el Bolg, muy buen nivel!!!

José Sans dijo...

Hola Caboblanco:
Veo que como yo, últimamente no aparecemos mucho, pero bueno aquí estamos otra vez.
La foto imagino que eres tu al alistarte a la legión.
En otro orden de cosas miraté la página, que quizás conozcas, http://armillum.com. Se trata de un artesano especialista en recrear material de las legiones, armas y armaduras.
Un abrazo
José

Persio dijo...

Qué ameno relato. Gracias :-)

Así que en Cannas los soldados de ambos bandos eran prácticamente indiferenciables... de tripas afuera...

El Mostro dijo...

Me ha parecido re interesante tu blog.
Saludos.
http://relatosmostros.blogspot.com/2006/08/ab-urbe-condita.html

Quinto Flavio Vero dijo...

Salud!

A estas altura todos los forofos de la antigua Roma y sus legiones y sus batallas..tendrán o habrán leído el magnifico libro de Osprey sobre Cannas, que incluye las batallas menores..o escaramuzas de Tresino, Trevia y el lago Trasimeno.
Es una pena que no se decida ninguna editorial a publicar la enorme cantidad de títulos sobre Roma q poseen..en castellano (leerlos en ingles es harto complejo)..
Son libros amenos q nos da a conocer detalles de la historia q la hacen menos aburrida q los simples datos y fechas, porque sí ..en la antigüedad desayunaban antes de las batallas..y tenían rituales y daban órdenes y era todo más complejo q lanzarse aun choque frontal como sale en las pelis.
Es bueno desmentir los estereotipos y descubrir lo curiosa q es la historia.
AVE!