martes, 28 de febrero de 2006

Hazañas en piedra

La columna más famosa de Roma

En el año 106 d.C., Trajano, al igual que hicieron la mayoría de sus antecesores al llegar de una campaña victoriosa, quiso dejar constancia de sus hazañas militares con una gran obra constructiva; Pero, quizás porque Roma estaba ya llena de Arcos del triunfo y similares, o tal vez porque no pudo recalificar un “terrenito” para edificar otro foro, en esta ocasión optó por ordenar a Apolodoro de Damasco, su arquitecto de culto, que le edificara una columna, grande y molona, donde todo aquel que se acercara pudiera apreciar los grandes éxitos que las legiones trajanas habían cosechado zurrando la badana a los bisabuelos de los actuales rumanos.

Puede que Apolodoro protestara… al fin y al cabo, por mucho que se currara una columna, esta no iba a resultar nada del otro mundo en una ciudad en la que casi había más estatuas que personas de carne y hueso; pero Trajano no era hombre al que resultara gratis contariar o desobedecer, así que “Apo” se puso manos a la obra con más ilusión y tenacidad de las habituales, si cabe... dispuesto a levantar una columna extraordinaria.

Lo primero que hizo este antiguo ingeniero militar fue diseñar una complejísima estructura o “castillo” con la que los romanos deberían levantar la descomunal columna. El fabuloso ingenio resultante, realizado a base de enormes troncos de madera firmemente unidos por clavos y maromas, medía más de cincuenta metros de altura y fue levantado por los soldados de una de las legiones victoriosas en la campaña. La fuerza del ingenio procedía – como siempre… - de dos grandes ruedas tractoras, accionadas por esclavos, que mediante un sistema de poleas conseguían trasmitir la suficiente fuerza motriz para levantar tambores de mármol ¡de 20 toneladas! Una vez alzados dichos tambores se alienaban contra los que ya formaban parte de la columna por medio de unos grandes raíles, uniéndose a estos gracias a cemento y cientos de grapas de hierro y plomo.

Cuando el bloque ya estaba perfectamente colocado, una docena de escultores entraba en escena. Sin prisa pero sin pausa, empezaban a cincelar el mármol para modelar las figuras que configuran el “reparto” de esta película: legionarios, auxiliares, pretorianos, germanos, esclavos, dacios, sármatas, escitas… En total, más de dos mil quinientas siluetas que, aparte de su indudable valor artístico y estético - al principio estaban "coloreadas" - , atesoran un inigualable valor histórico: por un lado, narran con toda suerte de detalles una campaña militar, la conquista de Dacia, de la que apenas tenemos fuentes escritas fiables; por otro lado, la forma en que el poderío del ejército romano, su capacidad estratégica y valor quedan de manifiesto, nos revelan una obra maestra de la propaganda política…. En una época en la que no había “Informe Semanal” aquel romano que quisiera sentirse partícipe de los éxitos de su civilización, no tenía más acercarse a ver la columna para irse a casa, poco después, tarareando eso de “… Trajano, Trajano, Trajano es cojonudo…”

Además, Apolodoro se guardó un par de ases en la manga; se las apañó para que el interior de la columna estuviera recorrido por una escalera de caracol que gracias a sus 185 peldaños, permitía al visitante ascender a una pequeña garita que remataba la estructura, sirviendo ésta de base a una coquetona estatua del Emperador. Y como en la base de la columna aún quedaba espacio y en esa época aún no eran necesarios los garajes, cinceló una cámara funeraria en la que las cenizas de Trajano y su mujer, Plotina, pudieran dormir el sueño eterno, modestamente… en una urna de oro macizo.

En la vida, pocas cosas son una casualidad, y esta columna no es una excepción; Ni su altura (39,83 m.) ni el que todas las figuras romanas miren hacia la derecha, ni tampoco el que la acción se desarrolle en 22 escenas, es fruto del azar. Tampoco el hecho de que, aparte de Trajano, algunos de sus generales y el Prefecto del Pretorio, no haya más figura real que la de un soldado raso que merecería un post por sí solo...

No digo más.


28 comentarios:

Dianora dijo...

Hace mucho que oí hablar por primera vez de este momumento, y tú haces referencia al comentario que mejor recuerdo sobre esta columna: "figuras que forman el 'reparto' de esta película", porque los relieves de esta columna, alejados ya del idealismo helenístico característico hasta el momento, son realistas, populares, narrativos, y puedes subir en espiral por el fuste de la columna siguiendo una especie de guión cinematográfico en el que la gente podía ver proyectadas las batallas de las tropas romanas.
En la columna se representa cómo el rey Dacio se suicidaba degollándose con una espada curva.
El motivo por el que pintaron los relieves (con colores muy brillantes), era para que pudieran verse desde el techo de las bibliotecas :-)
El Papa Sixto V colocó la estatua de San Pablo donde debería estar la desaparecida estatua de Trajano (hacia el año 1585?)
Y poco más puedo contar. Sólo que espero que nos cuentes la historia de ese "soldado raso"
Un beso

Anazia dijo...

Lo siento, no tengo tiempo para investigar, pero recuerdo algo de influencias egipcias en cuanto a miradas de las pinturas, ¿puede ser?

Gracias, otra vez, por transmitirme tanto en tan poco ;)

nina dijo...

Trajano dió gran impulso a las obras públicas,entre otros muchos monumentos erigio la Columna que lleva su nombre de unos 30metros de altura aproximadamente y adornada con unos bajos relieves, que se enrollan en espiral al rededor del fuste desde la base al capitel está formada por 124 cuadros que representan la conquista de Dacia dividida en dos seccione por las dos victorias y separadas porLa Victoria su colocación es a drede la ubicaron en la colina que hubo anteriormente en el mismo lugar.Las figuras talladas tienen caracter de crónoca nole preocupa al escultor su posición sino narrar los hechos, no se preocupa de la perspectiva.Aparecen 2500 figuras,58 son del emperador sin caracter sobrehumano y . Utiliza un lenguage metafórico en la representación de los dioses asi como objetos el Danubio como un viejo ( Trajano para que pasaran las tropas de Hungría a Bulgaria construyó un puente sobre el Danubio). Castigó severamente a los gobernadores culpables de exaccones o concusiones como los casos de Mario Prisco proconsul de Africa y CLásico proconsul de Bitinia y castigó del mismo modo a los procuradores imperiales.Fue guerrero pero justo.chiao nina

leodegundia dijo...

Me dejas muy intrigada con el último párrafo de tu relato de hoy, así que espero que lo amplíes y nos cuentes todas esas cosas que no son "casualidades".
Un abrazo

Lindalawen dijo...

Yo me he quedado como Leodegundia, completamente intrigada. Es como si hubieses dejado un libro de Ágatha Christie a medias! Espero que pronto hagas el post ese para el legionario.

Por cierto, me encanta tu blog. Muchas gracias por tu comentario en el mío, sobre todo porque si no no lo conocería, y es magnífico. La pena es no haberlo descubierto antes, pero ya me iré leyendo todos los post poco a poco.

Nica dijo...

pues sí, en la vida pocas cosas son casualidad...

un besito

unjubilado dijo...

No he encontrado nada sobre "las casualidades", si he leido que fué inagurada en el 112 d.C. y finalizada el 113 d.C.
Espero que no nos dejes con la miel en los labios y nos lo termines de explicar.
Saludos.

Marian dijo...

Espero ese post, para redondear tan amena explicación.
Un abrazo

Consumidor irritado dijo...

Espero que esta vez nos aclarares todas las dudas e inquietudes que dejas abiertas...

AZUL dijo...

Pues otra curiosidad, ayer ayudaba a mi hermana pequeña, con una tarea de historia sobre emperadores y uno de ellos era Trajano y Nerva a quien tomo como hijo adoptivo.

Espero que nos despejes esas situaciones que dejes al aire...

Un placer siempre leerte, bikiños :).

Turulato dijo...

"Primer": Mis excusas por el "capote" de antes.. Efectivamente eres noble, no como yo que saco la "cachicuerna"..

"Segun": Mis notas hablan del año 113 y no del 106.. Y conmemora la conquista de la Dacia, si, pero incluye la lucha contra los Partos.

"Aluego", por aquello de ayudarte, tiene un diámetro máximo de 3,5 metros y unas 26.000 imágenes.
San Pedro "descendió" sobre ella en 1587.

La columna soporta una talla "en cinta" helicoidal de 200 metros de longitud. La mitad inferior narra la Primera Guerra Dácica (años 101-102) y la mitad superior la Segunda Guerra (años 106-107).

Trajano está representado unas 70 veces.

Miquel Angel decía que los venecianos nunca llegarían a la perfección artística porque no poseían una Columna Trajana, como la que tenían ellos en Roma.

La escena en la que el jefe de la resistencia, Decébalo, muere en la batalla incluye la representación de la Luna, que se le aparece cual walquiria germánica.
¡Y es que no hay cielo sin huríes!.

LeeTamargo dijo...

...Sigue, Caboblanco, sigue con la historia del romano raso ese...
SALUDANDO: LeeTamargo.-

Caboblanco dijo...

Vaya, vaya... como nos hemos estudiado la lección ¿eh?. Turu, exactamente... Trajano vence a los Dacios en dos campañas: la del 101 - 102 y 105 - 106; vuelve ese mismo año, se piensa lo de la columna y está se acaba en el 113. En cuanto a lo demás, pensaba que las figuras eran "solo" 2.600... Habrá que repasar. Se me olvidaba Decébalo: Es otra de las figuras "reales" que figura en el friso.

Saludos... El soldado se llamaba Tiberio Claudio Máximo.

Turulato dijo...

Mis notas contienen ese dato..
Viendo fotografías de la columna, a pesar de que una cosa son figuras y otra imágenes..
La característica más destacada del relieve es que es continuo, sin solución de continuidad, y "desarrolla" un relato en piedra.
Pero aunque el asunto sea único, los episodios son distintos y hay que individualizarlos.
Para no romper la unidad de la obra, se recurrió a tallar elementos decorativos y ambientales, que, aun estando perfectamente integrados en las escenas, actuaban como "separadores espaciales".

Me inclino a pensar que el dato que aporto, dada la fiabilidad de la fuente, se refiere a diferentes elementos tallados; es decir, un legionario armado con una espada y situado bajo un árbol es una figura, pero para el artista son tres obras, como mínimo, distintas. Más sí, aparte de espada, árbol, cuerpo, pensamos en el trabajo artístico de armaduras y otros objetos.

Vamos, que parece el cálculo de asistentes a una manifestación...
Sutilezas que poco aportan.

Caboblanco dijo...

Convengo contigo en que por este camino no vamos a aportar grandes avances a la historia de la civilización Romana; mejor abandonar estas aguas.

¿Sabías que la campaña Dacia fue, a mi entender, la que desencadenó tres de las más grandes innovaciones en las legiones alto - imperiales?...

Venga Turu... ¡A por ello!

almena dijo...

saludos cordiales, Caboblanco.
Seguro, seguro que cada "soldado raso" podría dar para todo un post en exclusiva...

un beso!

Julio dijo...

Igualico que los arquitectos de ahora, o los promotores.
Un saludo

José Sans dijo...

Hola caboblanco:
Menuda lección nos has dado y no digamos los comentarios.
La columna es magnífica, pero me ha impresionado tu descripción de como se construyo, creo que a veces es más grande la realización que el objeto en si.
Saludos
José

muralla dijo...

Yo también espero...
Por favor no nos dejes sin respuesta durante mucho tiempo ¿eh?
Bicos.

eloryn dijo...

Gracias por las lecciones de historia a los maestros (el que escribe el post y los comentaristas). Espero con impaciencia la próxima lección.
Un abrazo

incondicional dijo...

Holas Cabo, es mucho mas complicado lo que tu haces que colgar un vídeo.
Gracias por tus lecciones.

Turulato dijo...

"Cabo" "¡qui ti dicho muchas veces que sé mu poquico!".

Del asunto, lo más atractivo es la maniobra que desarrolla Trajano para contrarrestar el planteamiento de Decébalo.

Conociendo la superioridad numérica romana, Decébalo -que parece que no era tonto- hace lo que un buen táctico: Se sitúa frente a un terreno fuertemente compartimentado -para los profanos, una especie de desfiladero-.
Así, toda fuerza de mayor entidad que se le enfrente no podrá hacerlo en su conjunto, en bloque, sino que tendrá que emplearse sucesivamente, lanzando al combate sólo el número de hombres que pueden maniobrar en un terreno angosto.
Además, sitúa en ambos lados del estrechamiento, camufladas en zonas boscosas, a su caballería y a sus arqueros -entre otros-, para que cuando los romanos choquen contra la defensa dacia sean envueltos y atacados por sorpresa y por las alas.
Acaba de reducir a casi nada la superioridad numérica romana.

¡Pero Trajano tenía mucho oficio!. Era un militar profesional, antes que cualquier otra cosa. Y muy curtido y experimentado.
Proyecta partidas de seguridad a los flancos y a su vanguardia, que le permiten descubrir el despliegue dacio y, conocido este, deduce el plan de Decébalo.
¡Y maniobra!; emplea sus tropas en tres esfuerzos distintos. Uno frontal a través del paso y otros dos, uno a cada flanco, contra los dacios que esperan sorprenderle, además de mantener una reserva suficientemente potente, que le permita reiterar esfuerzos donde convenga.
De manera que, en lugar de entrar simultáneamente en combate un tercio de los 84.000 romanos contra los 35.OOO dacios, Trajano se emplea en bloque, anulando la sorpresa y desorganizando el plan de Decébalo.
El resultado.. La Columna.

Y ahora que he escrito algo y evito "despedirme a la francesa", lo único que recuerdo es que Trajano desrrolló un sistema de reconocimiento y honores a los soldados muertos en combate. Y que Artemidoro, el "columnero", que era ingeniero militar, escribió una especie de tratado sobre una máquina de guerra, una especie de "lanza pedruscos", que imagino que emplearían con eficacia. Y que fortalecieron el "limes" y mejoraron las comunicaciones, con la sana intención de maniobrar con rapidez, por lo que empleó a sus zapadores con intensidad.
Y que un tal Longinos, muy cercano a Trajano fué apresado traicioneramente por Decébalo para presionar al Emperador. Para evitarlo, el tal Longinos se dió muerte, sacrificándose por su jefe, como buen subordinado.
Y que un legionario herido, se fugó del hospital(?) de campaña, reincorporándose al combate, donde murió muy honrosamente.

¡No puedo más!. Me "estoy quedando en los huesos"...

Trini dijo...

Pues yo aunque si la habia visto en fotografias nunca oí la historia de esta columna. Y leyéndote sólo he pensado en aquellos operarios que con tan pocos aparatos construian estas maravillas arquitectonicas.
Impaciente estoy por conocer la historia del soldado, que sería raso por graduación, nunca por su persona.

Un abrazo

white dijo...

Me encanta pasarme por aquí y aprender un poquito más con cada visita, yo también espero esa segunda parte donde expliques las "casualidades".
Saludito

Caboblanco dijo...

Turu... ¡Mu requetebien! y es que, aunque no iban por ahí mis tiros, has salido del apuro con gallardía, ligereza y buen tino. Todo lo apuntado por tí es rigurosamente cierto, así como el puente sobre el Danubio que Nina nos indica amablemente.

Las tres innovaciones a que hacía referencia son las siguientes...

1) Los dacios usaban una especie de espada con forma de hoz que los romanos llamaban "Falx". Se trataba de un arma bien equilibrada que en manos de aquellos hombretones se bastaban para cercenar holgadamente un brazo. Los armeros de las legiones de Trajano tuvieron que correr a hacer miles de "manicas", una especie de armadura para el brazo similar a la que usaban los gladiadores, y así contrarrestar los efectos de esas espadas. A partir de entonces, se usó más o menos regularmente durante todo el siglo II y parte del III.

2) Las fuerzas que Trajano desplegó en campaña eran enormes: Unas diez legiones estuvieron implicadas total o parcialmente, junto a grandes contingentes de arqueros sirios, jinetes galos, honderos, ect... Os podeís imaginar la dificultad que suponía manejar semejante cantidad de hombres. Trajano ideó el primer precedente de las modernas "Task Forces" occidentales; Segregaba pequeñas cantidades de hombres de cada legión en función de lo que aquella pudiera aportar en cada momento, unos arqueros por aqúí, unos jinetes por allá... y resultaba una bonita fuerza expedicionaria de 2000 o 3000, fácil de abastecer, flexible y poco conspicua con la que acometer operaciones de todo tipo. Y como no exprimía a Legiones completas, estás siempre tenían un nucleo "duro" de soldados más o menos descansados.

3) Trajano también inventó - es un decir - los antepasados de los ingenieros de combate o "pioneer" alemanes. Se identificaban los soldados más jovenes y austeros de cada una de las legiones, se los agrupaba en unidades especializadas y se los entrenaba en técnicas de minado de túneles, construcción de empalizadas, toma de campamentos. Estas unidades descansaban obligatoriamente salvo que hubiera un trabajo "específico" para ellas y estaban muy solicitadas. Una verdadera élite...

Y ahora lo del soldado:

En una de las escenas finales de la columna, aparece el rey dacio Decébalo en actitud de cortarse el cuello con un cuchillo para evitar ser hecho prisionero por los romanos. Y también parece que un jinete se lanza sobre él para tratar de evitarlo. Siempre se pensaba que semejantes imágenes eran un convencionalismo artístico pero hace unos años, se encontró en el norte de Grecia una lápida con la inscripción "AQUÍ YACE TIBERIO CLAUDIO EL MAXIMO, AQUEL QUE CAPTURÓ A DECÉBALO". Otra inscripción, al lado de aquella era aín más impactante: contaba con pelos y señales la vida de este antiguo soldado de infantería que ascendió a optio por méritos de guerra en la primera guerra dacia y que luego, en la segunda, formaba parte del destacamento de caballería que persiguió a Decébalo y su familia hasta que éste, rodeado, efectivamente se quitó la vida. En la lápida incluso se hace referencia a la "pena" del MAXIMO por no haberle podido apresar vivo. MAXIMO, bárbaro como era, no tuvo inconveniente en cortar la cabeza del rey y llevársela a su emperador como prueba de su muerte. Este salvajismo tiene un matiz "cultural": los mercenarios celtas a sueldo de Roma, en un principio cobraban por victimas y guardar las cabezas era una buena manera de justificar el precio. MAXIMO acabó sus días, después de alguna interesante experiencia más, como Decurión de una unidad de caballería que patrullaba la frontera de Siria. Una buena jubilación, al sol...

Turulato dijo...

Sólo una mínima precisión. Los pioneer de otros ejércitos se llaman en español Zapadores.
Son una especialidad de los ingenieros militares y, como apuntes, fieles compañeros del infante.
O más bien, ellos se la juegan para que nosotros pasemos..

Raúl dijo...

Gracias a ti, cuando logre ir a Roma (algún día) voy a aprovechar mi viaje. Nada como disfrutar de las cosas, cuando realmente se tiene contexto.

Saludos,

nina dijo...

Alas guenas de Dios.Todos trus trabajos son magníficos, pero este me has dejado en el limbo, es una maravilla, me has tenido en vilo y expectante hasta hoy.Tu ya sabes que las guerras actuales no me gustan pero hablándome de Roma,eso es otra cosa.Por más que miré y remiré en la biblioteca no encontré nada sobre los tres puntos.¡Chócala ,¿machote? !
PD. LO de machote es por inteligente Un abrazo Nina