martes, 22 de febrero de 2005

Breve historia de Roma para la hora del café (I)

Una leyenda...

Cuentan que en los Montes Albanos, al sudeste de la llanura del lacio y cerca de la desembocadura del río Tíber, se creó Alba Longa, la primera ciudad de los latinos, fundada por Ascanio, que era hijo natural del héroe troyano Eneas y nieto de la diosa Venus. Después de la derrota troyana, Eneas llegó a Italia y se desposó con Lavinia, hija del rey latino. De ellos descendió más tarde Numitor, rey de Alba Longa que fue destronado por su hermano Amulio, quién para privarlo de descendencia y quedarse definitivamente en el poder, asesinó a su sobrino y, confinó a la hermana de este, Rea Silvia, al servicio de la diosa Vesta. Pero ¡Hay!, sucedió que Marte se enamoró de ella y de su unión nacieron dos gemelos: Rómulo y Remo. Al enterarse, Amulio ordenó que arrojaran a los hermanos al río Tíber en una cesta, pero debido a un desbordamiento, Rómulo y Remo acabaron en el Monte Palatino donde una loba, que habría sido enviada por Marte, su padre, los encontró y amamantó. Años más tarde un pastor, Faustullus, los acogió como hijos suyos hasta que los gemelos fueron reconocidos por Numitor, su abuelo, a quien devolvieron el trono tras derrotar a Amulio.

Después de solucionado el embrollo, decidieron fundar una nueva ciudad que Rómulo decidió establecer en el Monte Palatino. Remo había preferido el Aventino pero, tras comprobar que los augurios no le eran propicios, desistió. Rómulo trazó el límite de la ciudad (Pomerium) de forma ceremonial, con una yunta de bueyes blancos que tiraban de un arado, y levantó una muralla de piedra que seguía la línea del surco previamente trazado. Remo, lleno de envidia, quiso menospreciarlo demostrando la fragilidad de su construcción y, sin aparente dificultad, saltó la pequeña tapia. Rómulo se encolerizó tanto, que se abalanzó sobre él y lo mató, diciendo "¡Esto mismo le sucederá a todo aquel que traspase estos muros!". Era el 21 de abril del 753 A.C.

...y algunas realidades.

Desde un punto de vista más objetivo y libre de influencias legendarias, parece probado que esta región fue poblándose de forma paulatina por tribus nómadas alrededor del 2.000 ó 1.500 A.C. es decir, más o menos en el momento en que la edad del bronce comienza en la península itálica. Estos primitivos asentamientos se configurarían como aldeas levantadas en las siete colinas - Capitolio, Quirinal, Viminal, Celio, Palatino, Aventino y Esquilino - y se unirían, tal vez alrededor del siglo VIII. A.C. dando lugar a una primitiva Roma, ya en el comienzo de la edad del hierro.

Basándose en las más primitivas crónicas griegas y en el estudio de algunos yacimientos, se cree que a estás alturas de la historia, ya existía un mundo itálico muy diversificado y en plena evolución. Cuatro pueblos se repartían el territorio: Los Galos en la Llanura del Po, los Etruscos en la parte central y norte de la península, los griegos al sur, en el golfo de Tarento y nuestros protagonistas, los latinos, junto con otros itálicos en las zonas que delimitan el valle del Tíber.

Además, para corroborar la existencia de Rómulo o, al menos, de reyes, en el año 1987 y durante unos trabajos de excavación en el perímetro del Foro, se hallaron dos inscripciones con la palabra latina "Rex" que fueron datadas alrededor del siglo VI. A.C.

Pues bien, ya que conocemos el mito y la realidad de la fundación de la ciudad, estamos listos para saber algo más del primer Rey de Roma y los seis que le sucedieron... pero eso será en otro momento; por ahora creo que vais servidos.

Solo una curiosidad más: Todos vosotros conoceréis la soberbia escultura de bronce que representa una loba amamantando a nuestros protagonistas. Se trata de una obra maestra del arte etrusco, fechada alrededor del 550 A.C. y que además está cargada de simbolismo ya que, en la época de la Roma Republicana e Imperial, presidía las sesiones del senado...pero sin los niños. Estos son un añadido de un artista del Renacimiento.

¡Un Abrazo!

4 comentarios:

El Lehendakari dijo...

Imagino que habrás leído la obra de Indro Montanelli "Historia de Roma". Seguramente no está escrita de una forma "academica" pero a mí me encantó.

Caboblanco dijo...

Pues sí. Además, para estos post de la "breve historia de Roma" he abusado de su obra, porque es la mejor manera de entender fácil y rápido, la evolución de esta civilización.

Un abrazo

Estupor dijo...

A mi me encantó la Breve Historia de Roma, de Indro Montanelli. Me pareció muy didáctica. En mi casa tenemos también, del mismo autor, una Historia de los griegos, pero aún no tuve tiempo de leerla.
Gracias por este blog, lo visitaré con más detenimiento, creo que voy a aprender un montón.

Isabel Romana dijo...

Los romanos tenían tanto respeto y afecto por su "fundador" Rómulo, que hasta el siglo IV de nuestra era conservaron, en el Palatino,la llamada "Cabaña de Rómulo".La ley ordenaba mantenerla sin embellecerla,de manera que sustituían el techo de paja, o alguna viga de sustentación cuando hacía falta para que se mantuviera en pie. Se cree que estaba a poca distancia de donde hoy están las llamadas "cabañas del pueblo de Rómulo", en la ladera del Palatino que vierte hacia el Valle de Murcia, junto a la Escalera de Caco. Una actitud de los romanos muy interesante, que dará lugar a la conservación de otros tesoros, materiales e inmateriales. Felicidades por el resumen, ameno y conciso.