martes, 25 de abril de 2006

La leyenda más hermosa de un Rey

Arturo, según el romanticismo del XIX

La primera causa de tensión era la herencia del Rey. Arturo, era ya mayor, y no tenía hijos que pudieran sucederle, por lo que las dudas sobre su futuro no tardaron en aparecer: ¿Debían de heredar el trono sus sobrinos, Gawain y sus hermanos? ¿Quizá era el taciturno Morderd el mejor candidato? En la Corte, además, ya era un secreto a voces el amor no muy bien disimulado entre la reina Ginebra y su aguerrido caballero, Lancelot. En un intento por abandonar esa loca obsesión que le destrozaba, Lanzarote casó con Elaine, una hermosísima joven que, como ocurre siempre en estos casos, fue incapaz de sacar a su amado del estado de catalepsia amorosa que lo amordazaba. Elaine, antes de suicidarse por despecho, dio a su esposo un hijo, Galahad, que con el tiempo ocuparía el asiento más peligroso en aquellos días… ¿qué?... no, hombre no… el de Presidente del Real Madrid no… me refiero al de la Mesa Redonda, aquel que Merlín había aconsejado que quedara vacante hasta entonces.

Y la verdad es que en aquellos tiempos de convulsión, traiciones, amor, odio y salsa rosa, la Mesa Redonda se las ingenió para mantener durante décadas su unidad inicial. No está muy claro el número de caballeros que tenían reservado un lugar en ella; mientras el número mínimo serían los apostólicos 12, el máximo se ha llevado hasta los 150, con lo que sus reuniones, más que un consejo debían de parecer un convite. Un día, durante una de las reuniones que se celebraban en Pentecostés, se apareció en la sala una visión fabulosa del Grial y la hermandad de caballeros, sin mucho que hacer todo hay que decirlo, se juramentó para encontrar el fabuloso objeto. Muchos valientes emprendieron su búsqueda con tanto afán… como escasa suerte. Si hacemos caso a las crónicas y a Google, la mayoría murieron en su empeño o desaparecieron para siempre jamás. Solo Lancelot, Perceval, Bors y Galahad perseveraron en su búsqueda y, aunque el primero fue rechazado – por contravenir “el sexto”… - sus tres compañeros consiguieron completar la aventura y emprendieron viaje con el fin de devolver el Grial a Jerusalén desde donde, a la muerte de Galahad, subió al cielo.

Mientras tanto, Arturo se estaba quedando absolutamente solo. Sin algunos de sus mejores caballeros, no tuvo más remedio que convertir a Mordred en su hombre de confianza y a éste le falto tiempo, nada más resultar elegido, para predisponer a su nueva hornada de caballeros, jóvenes e irreverentes, contra los mucho más talludos guerreros de Arturo, veteranos con él de rancho, trinchera y sufrimiento. Para complicarlo aún más, Mordred denunció el adulterio de la Reina a Arturo y éste, que se había pasado años y años haciendo la vista gorda, quizás para no perder a la vez esposa y amigo, no tuvo más remedio que darse por enterado y condenar a Ginebra a lo que se estilaba por aquellos tiempos: la muerte en la hoguera.

Y pasó lo que siempre pasa en todos los conflictos que se plantean desde el “conmigo o contra mí”… que allí tomó partido hasta el más humilde palafrenero. Ginebra escapó con su amante a la carrera, y Arturo, pelín harto ya de su papel de marido vejado, llamó a capítulo a lo que quedaba de la Mesa Redonda y se lanzó contra su antiguo hermano de armas, dejando al cargo del chiringuito a Mordred, el indigno. Cuando Arturo no llevaba más de un par de jornadas de camino, un mensajero informó le informó de que su hermanastro había aprovechado para hacerse con el poder, y amenazaba con borrar la obra Artúrica hasta los mismos cimientos. El Rey, fuera de sí, cambió de dirección, y en la planicie de Salisbury se enfrentó por fin con el que se había revelado como su auténtico enemigo. La batalla, que resultó un desastre, determinó la completa aniquilación de ambos bandos. Con Arturo herido de muerte, uno de sus más jóvenes caballeros, Bedivere, cumplió la voluntad de su soberano, arrojando a excalibur a un lago cercano, de donde salió una misteriosa mano que recogió la espada antes de que esta tocara el agua siquiera…

Esta es, en pocas palabras, la crónica de los últimos días del Rey más famoso de Inglaterra según el conglomerado de mitos, fábulas, tradiciones y medias verdades que configuran la leyenda Artúrica. Desarrollar lo que en verdad sabemos de él, exige aún menos espacio pero quizás más esfuerzo. Numerosos autores creen haber identificado el origen del mítico rey en la historia de un general britano romano llamado Lucio Artorio Casto. Este militar no habría consentido dejar Britannia cuando las últimas legiones romanas abandonaron la isla a su suerte, atrincherándose en torno a la antigua base legionaria de Camulodunum… la legendaria Camelot. Sus hombres habrían sido los restos de un cuerpo de jinetes de élite, de origen germano y sármata en su mayor parte. Incluso sus nombres recuerdan fuertemente a los de los legendarios caballeros de la Mesa, como Cayo (Kair), Betavir (Bedwyr) o Valvanio (Gawain). El único que no encaja con ninguno es Lancelot, seguramente añadido de prisa y corriendo en época medieval para representar el ideal caballeresco, que tomaría su nombre del arma favorita de la caballería, la lanza. Lo único que aseguran indiscutiblemente los registros historiográficos son de Artorio son sus logros militares. En la década de 480 repelió una gran invasión celta procedente de Hibernia o Irlanda y trece años más tarde destrozó un gran ejército sajón en el Monte Badon. Una vez pacificado su reino y libre de amenazas exteriores, cedió el gobierno de la parte norte a su sobrino adoptivo Merdrautus (evidente clon del futuro Mordred), y se proclamó Emperador. Murió en el 514 d.C. en un fuerte de caballería contiguo al muro de Adriano, de nombre Aballava (la mítica Ávalon), donde tuvo que ser trasladado después de ser herido en una batalla contra Merdrautus, que se había rebelado contra él. Su muerte determinó el fin de su proyecto de reino latino en la isla… pero dejó la puerta abierta a una de las historias más hermosas de la Edad Media.

“¿Qué defina la leyenda Artúrica?... fácil… una mezcla entre la Biblia y el Señor de los anillos” – Paul Preston, historiador


15 comentarios:

AZUL dijo...

Sin duda...tienes razón una leyenda hermosa y llena de pasiones, intrigas y misterios...que siguen vigentes.

Un bikiño...y buen inicio de semana!

Carlos dijo...

Hacía mucho que no dejaba ya comentarios aquí pero ello no significa que no leyera tu página, sin duda me gustan mucho este tipo de historias la mística caballeresca me fascina.

Saludos!!

LeeTamargo dijo...

...El legado artúrico, de interesante atractivo y siempre rentabilizado...
SALUDANDO: LeeTamargo.-

Dianora dijo...

A mi me gusta mucho esta historia y sin bien los libros "históricos" no son los que más abundan en mi biblioteca, sobre esta leyenda tengo varios con los que disfruté cual enana leyendo. Documentales, películas de lo más variopintas...
Da mucho juego, sí señor, mucho juego.
Un placer.
Besos

Una maruja en internet dijo...

Creo que la leyenda Artúrica ha sido el primer cuento interactivo de la historia.
Cada escritor iba añadiendo algo. Incluso se sigue haciéndolo, ya tenemos un negro en la mesa redonda, un adolescente americano, uno que le dá al karate.....cualquiera sabe como acabará :)

Jaime dijo...

Caboblanco ¿ Nos vemos en Mapoma?
Yo estaré a las 8,30 la puerta de correos para hacernos las fotos previas al éxito :) Si estás por ahí me gustaría saludarte.

¿Que tal lo llevas? Yo con muchas ganas y un poco nervioso.


Perdón a todos por este inciso atlético.

Caboblanco dijo...

Hola a todos

No va a ser posible Jaime; Recientes problemas de rodilla (lesión de ligamento cruzado) y una forma física lamentable aconsejan que no acuda, al menos como corredor. Si voy de espectador, permíteme que te lo anticipe por mail, a ver si nos podemos ver.

Un abrazo

Sacri dijo...

No se sabe a ciencia cierta, si realmente existió el Rey Arturo, lo que si se sabe es que es una historia muy narrada sobretodo por ingleses y franceses.

Me encantan tus comentarios.

Un saludo

nina dijo...

Me veo sentada en una butaca de cine viendo en color las numerosas películas basadas en las muchas leyendas que hay por ahí escritas y tan claramente expuestas por ti. Cuidate.Chao Nina

leodegundia dijo...

El rey Arturo es uno de los personajes más rentables pues tanto en la literatura como en el cine siempre se le puede poner como protagonista con leyenda vieja e historias nuevas.
Un abrazo

unjubilado dijo...

Hay tantos que han escrito sobre la historia o leyenda Artúrica, que la lista sería interminable.
Destacar a Jack Whyte en la trilogía "Crónicas de Camelot", otro que en este caso se aleja de lo habitual es A.A. Attanasio en "El dragón y el unicornio", que trata de la figura del mago Merlin...
Siempre me han gustado las historias de caballería.
Un saludo.

Raúl dijo...

Me encanta el humor que sutilmente adorna tus investigaciones. El orden con el que planteas los temas, y las observaciones respectivas, hace que uno no desee abandonar el post hasta el final...

Saludos,

Lunarroja dijo...

Apasionante historia y no menos abrumadora época.

Magistral tu forma de contarlo.

Trini dijo...

Quizás, gracias al cine y a mi "vicío" por lo romántico, esta historía de entre todos tus post, es de las que más he oído hablar.

Besos
PD: Espero que no se me agoten las ideas, eso sería terrible...

edem dijo...

La leyenda Arturica siempre me ha apasionado. El Rey o Caudillo que lo arriesga todo por una causa, que parece que lo consigue tras muchos peligros... y que cae al final. Veamos algunos antecedentes.
180 DC. Marco Aurelio y Comodo, al igual que varios de sus sucesores, toman contacto con la caballeria Sarmata, y contratan unos 20000 hombres de su famosa caballeria y la desperdigan por el Imperio. Esto se renovará durante todo el Imperio Romano. Parte de esa caballeria es llevada al Muro de Adriano, con la VI Legion. Alli una serie de militares de una familia romana, Artorious Casto, se especializan en Caballeria. Algo muy raro en los romanos, dado que Italia no es apropiada para la caballeria. Pero si para un Britano, ya que Britannia es mas que apropiada para eso.
Los simbolos de la caballeria Sarmata son un Dragon Rojo (simbolo de Gales), y una cabeza de caballo (eran tropas auxiliares, no legiones), que producia sonido al moverse (un pito o algo interior lo producia).
300 DC. Las legiones pasan a tener menos hombres y sus caracteristicas cambian bastante. La caballeria adquiere mas importancia, sobre todo por el empuje germano en el Limes. Las legiones pasan a tener 1000 hombres, adquieren mas caracter defensivo, y se apoyan en tropas auxiliares indigenas y mercenarias.
En el caso de Britannia, adquiere importancia tropas mercenarias sajonas.
265 - 300 Imperio Galico. Se forma un efimero Imperio Galico con Galia, Britania y parte de Hispania. Los Britannos los consideraran como "sus" emperadores.
367. La gran revuelta Celta logra traspasar el muro y arrasa con las guarniciones romanas. Salvo nucleos de poder (asentamientos de las legiones, algunas cohortes que lo hacian al estilo antiguo, etc). Se necesitan tropas del continente para echar fuera del muro. Tanto los Pictos, como los Irlandeses y las tropas auxiliares Sajonas toman nota de la debilidad romana.
Se reconstruye el muro de Adriano, pero con materiales de baja calidad. Las ciudades se amurallan.
405. El Rhin se hiela y los pueblos Germanos pasan el Limes. Entran en el Imperio y amenazan la misma Roma. Roma llama a las tropas de las provincias.
408. Las Legiones Romanas derrotan a contingentes sajones que desembarcan en Britannia.
409. Constantino, pretendiente al trono del Imperio, esta visitando las guarniciones de Britannia para ver las causas de las invasiones. Descubre que se le han sublevado en el continente y toma las guarniciones locales para reconquistar el trono. Las Aguilas parten de Britannia para no volver. Constantino es derrotado y ejecutado.
Sobre 430- 450 Vortinger, gobernador romano (Dux Bellorun), gobierna parte de la isla de Britannia. Contrata a mercenarios sajones que se dan cuenta de que no hay mas tropas en la isla. Estos llaman a los suyos que empiezan a pasar a la isla en oleadas.
450. Las ciudades libres de Britannia, envian emisarios a Roma pidiendo ayuda. Aecio, General del Imperio, no puede enviar tropas. Se esta preparando la Batalla de los Campos Catalaunicos contra los Hunos, y necesita hasta el ultimo de sus hombres para defender Roma. Envia al Obispo Guerrero German, que llega a la isla, y forma milicias. Derrota a los sajones.
453. Nuevas invasiones hacen que German llegue a la isla de nuevo. Derrota a los invasores, pero muere en el enfrentamiento.
Mientras tanto, los hijos del Difunto Pretendiente Constantino, vuelven a la isla, donde son eliminados por Vortingen, salvo uno de sus miembros. Aqui las fuentes hablan de un pariente, Ambrosio Aurelio Ventidio, llamado el Ultimo de los Romanos, que derrota a los Sajones, y a una invasion de Irlandeses,reorganizando la parte Oeste de la isla. Contactos con las tribus celtas no tan romanizadas, y mezcla de lideres. Aqui es cuando aparece Pendragon. Es curioso que su bandera (y la de gales), sea la de la caballeria Sarmata. Tambien es curioso que los puntos de resistencia a las invasiones fueran las bases de dos de las 3 legiones de britannia, la de la VI y la de la II Augusta.
Posiblemente Pendragon fuera descendiente tanto de los celtas como de los Britanos y los agrupara. Caballeria romana unida a los Arqueros Celtas seria devastadora contra los sajones. Estos casi no contaban con caballeria, y su infanteria, si bien era buena, se basaba en lanceros. Importaron las ballestas, pero si bien eran de mayor penetracion, tenian menor alcance. Aparecen los primeros arcos Galeses. Arcos de metro ochenta de tejo, con una gran distancia. Se celtifica el conflicto (aparicion de caudillos celtas, luchas personales, resurgir de la vieja religion...)
525. Aparece la figura de Arturo Pendragon. Luchas constantes contra los sajones... y contra los reinos celtas. Progresiva conquista de los sajones de lo que ahora se llama Anglia Terra...
550. Beda el venerable, habla sobre la conquista sajona desde el reino de Kent.
625. Tras las luchas entre los reinos sajones "Mercia, etc", conquista del reino celta de Dummonia, en el Oeste. Solo quedará el reino de Gwent, actual Gales. No conquistado por los ingleses hasta el siglo XIII.
Como veis... datos hay de todos tipos. Desde figuras que existieron "Dux Bellorum Constantinus", "Aurelio Ambrosio Ventidio", hasta figuras que no se pueden contrastar, como Pendragon.
Luego esta la epica celta... y los celtas son especialistas en eso. Espadas magicas, lanzas, Druidas... y un fin epico del protagonista. Las leyendas celtas se basan en la lucha contra el destino.. y el fracaso en su mayor parte.
Aunque viendo que todavia existe Gales, y que sus tradiciones siguen en pie, tampoco fue un fracaso.
Otro dia Armas y armamento de la epoca...
Un saludo de Edem.