miércoles, 26 de noviembre de 2008

El hombre que soñaba en un desierto


Hay personas que tienen una extraordinaria capacidad para soñar, para atisbar nuevos universos, nuevas sensaciones y nuevos y fascinantes objetivos vitales... En consecuencia, la vida de esas personas suele estar compuesta de hechos igualmente extraordinarios, que amedrantarían a la mayoría de los mortales pero sin los que, para ellos, sería imposible concebir la existencia. Esas personas son las que marcan la pauta de nuestro progreso entendido éste como la capacidad del ser humano de cambiar, de alcanzar el siguiente horizonte pero, por eso mismo, son las que pagan el precio que supone ser los pioneros en algo... un precio, en ocasiones, demasiado alto.

Thomas Edward Lawrence nació en Gales, en 1888. Hijo bastardo de un pequeño terrateniente y de la niñera de los hijos de éste, vivió una existencia plácida y más o menos gris a caballo de las ciudades de buena parte de Inglaterra, puede que debido a su personalidad retraida y a su físico delgado y de aspecto endeble, en el que resaltaba, para más INRI, una imponente cabeza. Pero muy pronto, Lawrence empezó a cambiar su destino; después de graduarse como historiador en Oxforf – por cierto, con una tesis espectacular sobre la influencia de la arquitectura cruzada, “Crusader Castles”, disponible hoy en internet al módico precio de nada... – marchó a Siria, con el propósito de trabajar en unos importantes yacimientos arqueológicos del Imperio Hitita. Allí, en Siria, nuestro personaje iba a experimentar una importante transformación: primero, iba a mejorar de forma espectacular su forma física, lo que consiguió a base de caminatas, durísimas privaciones y ejercicios de todo tipo y... segundo... iba a descubrir que lejos de la imagen del mundo árabe con la que se había educado, otra cultura, espectacular y desconocida, se mostraba ante él, y le invitaba a formar parte de ella.

En este periodo, intenso como solo Lawrence era capaz de vivirlo, se empapó tanto de la cultura de aquel “nuevo mundo” que fue reclutado por el Servicio Secreto Británico, que, valorando su capacidad y su espíritu noble y sacrificado, le mandó, sin tiempo casi de prepararse, a una presunta expedición investigadora en la península del Sinaí... cuya único y verdadero objetivo era, en realidad, recabar información sobre la composición de las unidades del ejército turco que allí había. Y Lawrence lo hizo tan bien que le encargaron otro misión y otra y otra... y así entre sobornos, agentes dobles, traiciones y medias verdades transcurrió su existencia, hasta 1916.

En ese año Husayn ibn Ali inicia de improviso la revuelta contra el Imperio otomano, dueños de hecho de la península arábiga. Y Lawrence es enviado, en calidad de persona de confianza a reunirse con él y decirle, poco más o menos, que Inglaterra está con él... mientras las cosas le vayan bien. En el marco de aquellas reuniones conoce a los cuatro hijos de Husayn y concluye que Faisal es el más adecuado para liderar la revuelta. Y el galés le ayuda, empezando por aleccionarle sobre el método de combate que más daño va a hacer a los turcos, la guerra de guerrillas. Loa árabes atacan, una y otra vez... y desaparecen sin dejar rastro. Al poco, los turcos están de los nervios, buscando fantasmas en el desierto, mirando continuamente hacia atrás... muertos de miedo. El mundo árabe, despues de tanto tiempo, triunfaba...

... Pero con los árabes enardecidos, encantados aquel extraño nuevo aliado, Lawrence realiza una incursión de reconocimiento, en principio, de rutina; En Deraa, un pequeño pueblo sede de una guarnición turca, es sorprendido por varios soldados que, a causa del color claro de su piel y de sus ojos, le toman por un desertor proveniente de la Turquía europea... le entregan a su jefe con el propósito de que sea interrogado... y éste le tortura y le viola salvajemente. Poco importó que después, fuera llevado a un médico armenio que le curó las heridas, o que ese mismo día, uno de sus captores se apiadase de él y le indicara el camino para abandonar la fortaleza... Aunque lo consiguió, y aunque sus amigos árabes empujaron al ejército turco hasta los confines de su país, poniéndolo en desbandada, Lawrence... Lawrence de Arabia ya para todo el mundo árabe, no se recuperaría nunca porque como el mismo admitiría años más tarde... “aquella noche, la fortaleza de mi integridad se perdió para siempre”

El espía, diplomático, agente doble, mensajero, explorador... viendo que la guerra ya estaba ganada, imaginó un mundo árabe libre, capaz de decidir su propio destino y volvió a Inglaterra para defenderlo, solo para caer en un doble desencanto: ni sus antiguos compañeros de armas iban a poder decidir en libertad, ni sus compatriotas entendían nada de aquello por lo que tanto había pasado... tratando a Lawrence como a un héroe a pesar del tremendo desencanto que sufría ante lo que había ocurrido con su proyecto. Con Inglaterra y Francia repartiéndose en dos esferas de influencia los terrenos, los valles, las gentes por las que Lawrence había sufrido, el “hombre del desierto” cayó en una profunda depresión que se acentuó por el absurdo trato al que fue sometido por la prensa rosa de su país - poco menos que el mismo que se le da a la más tonta de las rubias... - y por la negativa consiguiente, tanto de la Fuerza Aérea como del Ejército a tomarle mínimamente en serio.

Un día de 1935, Lawrence volvía de la oficina de correos en su motocicleta, que tanto le gustaba y que había bautizado como "hijo del trueno" e, intentando esquivar a dos niños que conducían sendas bicicletas, salió despedido y se golpeó brutalmente la cabeza. Después de seis días en coma, falleció el 19 de mayo.

Bajo su tumba, hoy puede leerse:
“Existen dos clases de hombres: aquellos que duermen y sueñan de noche y aquellos que sueñan despiertos y de día... esos son peligrosos, porque no cederán hasta ver sus sueños convertidos en realidad”
CLAVES
  • Lawrence fue, muy a su pesar, el tonto útil de los países europeos en su guerra particular por repartirse Oriente Medio. Al principio, no se dió cuenta; al final, sí... pero ya era demasiado tarde.
  • Inteligente y hábil, no era en absoluto un soldado por más que tuviera éxito en diferentes infiltraciones y misiones de reconocimiento. Era en el campo de la diplomacia, y en el cuidado con el que manejaba a sus interlocutores donde realmente valía su peso en oro. Quizá los árabes le estimarán tanto... solo porque les trataba como a iguales.
  • La violación que sufrió - y que solo reconoció expresamente al final de sus días - le destrozó anímicamente. Él, idealista y soñador empedernido, eterno visionario de un mundo mejor, se vio en esa ocasión más lejos que nunca de aquello que imaginaba constantemente.
  • Su vida fue llevada al cine en "Lawrence de Arabia" en 1962. Más allá del valor artístico del film, la película es famosa por varias razones; Marlon Brando rechazó el papel a última hora lo que motivó que recayera en Peter O'toole, muchísimo más parecido; Además, se rodó en gran parte en Madrid y es la película más oscarizadas de la historia (7) sin contar en el reparto con ningún papel femenino de cierta importancia.
  • El que realmente quiera acercarse a Lawrence no tiene más que leer su obra póstuma "Los siete pilares de la sabiduría". Es, aparte de la narración de sus viviencias, expresiva de una sobriedad y conocimiento interior que impresiona de veras... Y muy bien escrita, ya que incluso Bernard Shaw ayudó a correguir algunos pasajes. Si alguien cae en la tentación, se lo paso en Pdf...

13 comentarios:

Blas de Lezo dijo...

Si hay para mi un personaje especial, alguien a quién admiré de forma casi como la magos de oriente cuando mi padre me llevó al cine a verlo cuando no cumplñia los diez años, ese fue Lawrence.

Sus siete pilares de la sabiduría son siete razones para leerlo cada época en la que uno necesita saber lo que es sentirse dividido entre la lealtad a su hermanos en aquellas yermos páramos y su patria, imperial y fría sobre lo que no fuera su poder.
No había estado en tu blog, pero ya tienes un nuevo lector.

Blas, el de Lezo.

Blas de Lezo dijo...

En momentos olvidados de aquí, ¿has pensado en Cartagena, 1741?

Creo que merece la pena recordar tal instante.

Un abrazo, Blas

Caboblanco dijo...

Hola Blas.

Publicado estaba..

http://romavictrix.blogspot.com/2006/03/blas-de-lezo-el-medio-hombre.html

Saludos

Penélope dijo...

Pues en el fondo, me da un poco de pena ese hombre, aunque ya ves, con esa vida llena de aventuras, no entiendo por qué. Y yo que creía que era un "don juan recalcitrante"!!! Ay, la ignorancia, qué atrevida...Soy de las que se creyó lo de la prensa rosa...

Me ha encantado.

Un saludo.

Leodegundia dijo...

Los soñadores no viven en un mundo real y por eso mucha gente menos soñadora se aprovecha de ellos.
Un saludo

unjubilado dijo...

Como siempre otra manera mas amena de contar la Historia.
En arteHistoria dice que escribió también "El amante de Lady Chatterley" pero creo que esta novela no es de él.
Fue escrita por D. H. Lawrence encontrado aquí

Tus relatos me hacen buscar información por todos los sitios.
Saludos.

BITÁCORA SANJUANERA dijo...

Siempre había encasillado a este hombre como el guaperas que se paseaba a caballo por el desierto y sus idílicos oasis... Me ha encantado que alguien me cuente de forma clara y amena en qué consistio la vida de este personaje de la historia.

Saludos y besos.

núria dijo...

Overture (Lawrence of Arabia)

http://www.goear.com/listen.php?v=1c4c2b7

Salut!

Demian dijo...

La verdad me dio curiosidad el libro que comentas, si pudieras pasarme el PDF te lo agracería, ya que por mas que lo busqué no lo he podido encontrar.

Saludos y muy buen artículo...

Demian

Anónimo dijo...

Hola, me encantaría que me pasaras el PDF. Acá te dejo mi e-mail: discreto34@hotmail.com

Mil gracias.

Anónimo dijo...

Fantastico!!!!

Estoy muy interesaado, si me pudieras pasar pdf de crusader castles y de los siete pilares de la sabiduria de T.E.Lawrence, o al menos los enlaces para poder bajarlos, a mi correo: fcojvillanueva@hotmail.com.
Muchas gracias de antemano, un cordial saludo.
Francisco Jose

Anónimo dijo...

Fantastico!!!!

Estoy muy interesaado, si me pudieras pasar pdf de crusader castles y de los siete pilares de la sabiduria de T.E.Lawrence, o al menos los enlaces para poder bajarlos, a mi correo: fcojvillanueva@hotmail.com.
Muchas gracias de antemano, un cordial saludo.
Francisco Jose

Anónimo dijo...

Holas. Estoy muy interesado en este personaje, me parece un héroe de verdad (de los que creo hay muy pocos en realidad) porque a pesar de que no pudo cumplir su objetivo de un estado árabe unificado,el balance de la historia puede juzgarlo como alguien leal hacia sus propósitos. Por favor, estoy interesado en el libro en PDF, te lo agradecería bastante. Mi correo es josfernan7@hotmail.com. Por cierto, tienes un blog muy interesante. Gracias.