jueves, 21 de abril de 2005

I + D en el ejército romano

Uno puede pensar, viendo cualquiera de las películas históricas con las que Hollywood nos castiga de cuando en cuando, que los ejércitos de la antigüedad cogian un palo, unas piedras, un espada todo lo más, y se dedicaban a pegarse hasta en el cielo de la boca hasta que uno de los dos bandos se quedaba sin ningún hombre en pie. De igual manera, se puede caer en la tentación de asumir que una vez inventada un arma, esta permanecía inmutable durante toda su existencia...en otras palabras, al hombre actual, quizás por exceso de autoestima, le resulta muy sugerente la idea de que sus antecesores, sólo por ser antiguos, eran imbéciles.
Naturalmente, tal autocomplacencia es estúpida. Los armeros de las legiones fueron protagonistas principales de una vertiginosa carrera de armamentos en la que el departamento de investigación y desarrollo era de capital importancia para que los ejércitos de Roma mantuvieran la ventaja que le aportaban sus mayores conocimientos técnicos. Dichos conocimientos eran la causa principal de que celtas, dacios, persas o celtíberos fueran regularmente aporreados sin compasión, al coste de unas bajas mínimas.
Y ejemplos sobran…En el siglo IV A.C. los ejércitos romanos se manejaban con una especie de lanza larga, fabricada enteramente de hierro (soliferrum) y que se utilizaba como arma de acometida. Pronto, los romanos comprendieron que ellos, tan morenitos, tan pequeñitos, tan latinos en relación a los salvajes celtas que les sacaban una cabeza, no tenían la suficiente masa corporal como para arremeter con la lanza contra un enemigo y llevárselo por delante, así que decidieron que, en vez de intentar ensartar el arma, la lanzarían… y así nació la jabalina o Pilum. El Pilum fue un gran avance. Con frecuencia los legionarios llevaban más de uno y, ante una carga de bárbaros, un lanzamiento masivo de pila debilitaría sin duda el ardor de la ofensiva y causaría un grave quebranto a las fuerzas atacantes.
Pero esta nueva arma tenía un par de problemas graves: El primero es que, al estar construido enteramente de hierro, al lanzarlo, bajaba demasiado pronto; en otras palabras, “costaba” tirarlo lejos. Además, como pesaba bastante, llevar un par o tres de ellos, se convertía en un engorro para los legionarios, que ya iban bastante cargados. Los armeros de las legiones lo solucionaron fabricando las dos terceras partes inferiores del pilum en madera, de modo que consiguieron aligerarlo sensiblemente. Pero ¡ay! al perder peso, el arma “bamboleaba” en el aire y perdía fuerza al impactar, con lo que a los bárbaros, solo les hacía rasponazos. Los armeros se pusieron a pensar y solucionaron el problema añadiendo un contrapeso de plomo, entre la zona de madera y la de metal, que además de estabilizar el arma en vuelo, le añadía el peso suficiente para que se clavara con fuerza.
¿Tenemos ya el arma perfecta? Pues sí y no… el arma en sí funcionaba de miedo y eso se convirtió de pronto en un problema. El pilum estaba tan bien fabricado y era tan resistente, que aún después de impactar contra algo duro no perdía su forma. Los bárbaros se dieron pronto cuenta de ello y aprendieron a parar el lanzamiento con sus escudos, para inmediatamente proceder a arrancar las jabalinas y lanzarlas contra sus antiguos propietarios.
Los herreros, ya un poco hastiados del tema, decidieron solucionar el asunto de una vez por todas. Procedieron a incluir, dentro de la bola de plomo que equilibraba el arma, un pequeño afuste de hierro dulce, de manera que al impactar el pilum contra su objetivo, dicho afuste se quebraba y torcía fatalmente la punta del arma, que se volvía inutilizable. Una vez acabada la batalla, los armeros de las legiones los reparaban sin esfuerzo.
Saludos.

5 comentarios:

Turulato dijo...

Don Luís, ¡me entusiasma!. Demuestra usted que se puede ilustrar de forma amena la Historia.
Tiene una redacción agradabilísima de leer.
Regala sentido común.
Sus comentarios demuestran que ha vivido y que conoce a las personas.
¿No será usted un marciano?.

Turulato dijo...

Quisiera añadir, separádamente, que al soldado se le ignora y desprecia no por él mismo, sino porque el hombre tiende a no querer ver aquellas creaciones suyas, desde el comienzo de la Historia, que demuestran que no es tan bueno como él quiere aparecer.
En cuanto a I+D+I, suprima usted todo lo que ha generado la investigación para la Defensa y verá lo que queda.

Caboblanco dijo...

Efectivamente. La gran mayoría de los grandes logros tecnológicos del siglo XX, han visto la luz debido a necesidades militares. El radar, el aeroplano, los rayos X, el sonar, internet...

A ver si va ser verdad eso de que "Si vis pacem, para bellum"

Edem dijo...

Ah, eso fue obra de Cayo Mario, posiblemente tras contemplar en el sitio de Numancia como los iberos se quedaban con las lanzas.
Las anteriores se llamaban "tipo Hasta". Las siguiente ya se llamaron Pilum.
Pero hay mucho mas. De echo, el armamento y la armadura romana estaba pensado para dos cosas:
1º- Luchar en inferioridad numerica siempre.
2º- Luchar contra personas mas grandes que el romano de la epoca.
El primer punto se explica debido a que Roma en esa epoca siempre se encontraba en inferioridad. Olvidaos de la epoca del Imperio. Volver a la de Cesar o Sila. No era raro que el enemigo (Celtas, Ponto, Germanos), tuviera una proporcion de 5 o 10 a uno. Asi que nació la idea de lucha coordinada. Para ello, el armamento romano evolucionó.
Para empezar el escudo. Un escudo Largo, y de forma rectangular. No solo protegia mejor que los demas, sino que unidos a los de los demas legionarios, formaban verdaderas murallas. Si eso lo sumamos a que el escudo servia tambien para atacar (la politica romana era de ataque), un escudo que te cubriera casi todo el cuerpo era lo adecuado. Se cree que es una mejora del escudo Sanmita.
Por otro lado el Casco. El tipico casco romano en forma de orinal, estaba pensado para que se protegieran los golpes en la cabeza. Las armas Celtas o Germanas eran largas y se utilizaban blandiendolas con los dos brazos de arriba a abajo. Asi que el golpe vendria desde arriba. Si a eso contamos el punto dos, en el que los Romanos eran mas bajos que los Germanos o Celtas (de metro ochenta), pues se ve la utilidad de ese casco. Ademas, la lucha en tierra de un romano era con una rodilla en tierra, pues se reafirma esto.
Lo que nos lleva a la armadura. Cierto es que la Lorica Segmentata, es decir, la clasica de Asterix, es mas tardia, de principios del Imperio, pero basicmanete era similar. Las hombreras cubrian el cuerpo de igual forma que el casco, para parar los golpes desde arriba. Y las tiras de metal del cuerpo era por si alguna espada enemiga o lanza conseguian llegar al cuerpo.
Lo ultimo que se ponia en la armadura era una faldilla de cuero con una especie de colgante que se interponia entre la tunica y... las partes.
Armas: el Gladium era una obra de arte. Tenia 59 centimetros y es un sucesor de la Falcata iberica. Los 59 centimetros no eran por casualidad. Una espada mas larga es una espada mas pesada, y se maneja peor con el paso del tiempo en la batalla. Una espada corta pesa menos. Ademas, sincronizada con el escudo y la lucha en formación es perfecta. El enemigo para traspasar el escudo, debia acercarse mucho, bloqueando el potencial de una espada larga. La corta sin embargo, tenia mas posibilidades. De echo, estaba pensada para apuñalar o acuchillar. Basicamente, la esgrima romana se basaba en apuñalar la espada en tres sitios: Cuello, Vientre y Bajo Vientre. Eso era lo que entrenaban los romanos.
Por supuesto, los Centuriones, que no llevaban escudo, tenian su propia arma, la Spatha, utilizada tambien por la caballeria. Esta tenia de 69 a 74 centimetros, y estaba pensada para atacar desde mas lejos, o para compensar la falta de escudo. Con el tiempo, se impuso al Gladium, ya que la progresiva entrada de mercenarios en el ejercito romano, y la utilizacion y aparicion de caballeria la hicieron inviable.
Por supuesto, con el tiempo, todo esto evolucionó. El escudo de volvio ovalado, la armadura de placas o la lorica se cambio por una cota de malla, y la lanza pasó a ser una lanza tipica medieval, pero durante siglos, fue lo basico para que Roma ganara todas las guerras.
Roma Victix.

Anónimo dijo...

Unos apuntes si se me permiten...

El soliferrum es de origen Ibero.Los romanos lo copiaron de los ejércitos de las tribus de Hispania.Otra cosita,los romanos no eran tan bajitos como parece ser que se indica por aqui.Median 1'70-1'75 y eso no supone una fuerte diferencia con los "barbaros" de 1'80 como para que los romanos tuvieran que adaptar su equipo a estas medidas.Es cierto que el escudo romano parece ser que evolucionó del samnita,pero los romanos han llevado toda clase de escudos,desde pequeños y circulares a los típicos grandes y rectangulares que estamos acostumbrados a ver.Las armas celtas y germanas NO se manejaban a dos manos.Ese tipo de esgrima no llega hasta finales del s. XIII en la Edad Media,al menos en Europa.Por lo tanto su manejo no consistía en subir y bajar el arma continuamente por encima de su cabeza.Es un error pensar que las armas largas se usaban de esa manera.Eso de que la lucha en tierra de romanos era con una rodilla en el suelo no se de donde se ha sacado pero desde luego esgrimir un arma en esas condiciones te deja con el culo al aire.Otra cosa es que en una determinada formación hiciera falta esta postura.El Gladius NO era un sucesor de la falcata ibérica,eso no es mas que una leyenda urbana.Escribir aqui las razones de porque no me llevaría un rato pero hay foros magníficos (www.esgrimaantigua.com) que os aclararan esto.Una espada mas larga no tiene porqué pesar mas,todo depende de su estructura interna.Y por último,los centuriones si llevaban escudo.Además estos escudos no evolucionaron hacia el ovalado (esos son del ejército republicano) sino al redondo y grande mas tipo germánico.Saludos.